Día de Muertos: antología del cuento mexicano

Descarga el eBook acá

  • Compilador: Jorge Volpi.
  • Autores:

Mario Bellatin

Rosa Beltrán

Alejandra Bernal

Adrián Curiel Rivera

Ana García Bergua

Guadalupe Nettel

Ignacio Padilla

Pedro Ángel Palou

Eduardo Antonio Parra

Guillermo Sheridan

Martín Solares

Pablo Soler Frost

Eloy Urroz

  • Género: relato.
  • Temas: drama, terror, fantástico.

Esta antología recopila relatos de autores mexicanos contemporáneos. A diferencia de lo que uno puede creer a primera vista, la mayoría no son relatos de terror; ni su tema central son las tradiciones y costumbres de la festividad de Día de Muertos. Son relatos cuyo punto en común es que su tiempo narrativo se desarrolla en torno al Día de Muertos.

En mi opinión contiene relatos buenos, y otros que no me satisficieron; en especial Urbarat 451 (Adrián Curiel Rivera), el cual es una breve versión de Fahrenheit 451, un pésimo homenaje —a mi parecer— para tan grande obra. Llegué a esta antología, gracias a que tengo la costumbre de leer obras acordes a las festividades de Halloween y Día de Muertos, todos los años.

Uno de los relatos que más disfruté fue el de Novia de Azúcar (Ana García Bergua), el cual, trata de una fantasma que es atrapada en un ropero y pasado el Día de Muertos se convierte en una calaverita de azúcar.

Gracias a esta obra uno descubre buenos talentos literarios, cada uno con su propio estilo. Eloy Urroz y Ana García Bergua, son mis dos favoritos; sus narraciones están llenas de detalles y surrealismo.

Frases:

  • Todo cuanto poseemos es un pedazo de terreno y la noche de un día durante el año: resplandeciente de risas y sabores, tragos y calidez, compañía, festejo, además de la tierra que se finge protectora para curarnos de la ausencia de recuerdos, de esta memoria ciega incapaz de decirnos algo de nosotros mismos, tierra de cementerio que nos dio cobijo, concediéndonos un sitio en su seno aunque no sepamos nuestros nombres ni cómo ni cuando ni por qué llegamos a ella, que a diferencia del mundo se muestra generosa y nos reconoce y acepta porque sabe que somos santos, unos santos inocentes que creyeron que su estancia en este camposanto sería momentánea, y sin embargo transcurren las semanas y los meses y los años y seguimos haciéndole compañía a las lombrices y las ratas en esta tierra que no se cansa de absorber cuerpos nuevos para cubrir sus huecos que son tantos…
  • …porque el temor a morir solo tortura a quienes tienen algo.
  • Hay paraísos para verlos sin tocar.
  • De eso se trata la muerte. No te mueres tú; se muere el resto.
  • Terribles son las palabras de los amantes a la hora de la separación, aunque se tiñan de falsa seguridad o de alegría.
Anuncios

Sed de amor

Descarga el eBook acá

  • Autor: Yukio Mishima
  • Género: novela
  • Temas: drama romántico

Etsuko, una viuda de mediana edad; inicia una relación con su suegro Yakichi Sugimoto, luego de llegar a vivir a la casa de dicho. Ryosuke, el marido de Etsuko, muere a causa del virus de la tifoidea. La muerte de este, resulta una especie de liberación para Etsuko, ya que los celos impedían que ella fuera feliz. Las relaciones extramaritales de su marido, fueron convirtiendo su relación en un martirio; la inseguridad de Etsuko crecía a diario. Tanto, que en varias ocasiones intenta acabar con su vida; hasta que un día su marido enferma gravemente y posteriormente fallece. Con el deceso de su marido, logra encontrar una paz momentánea, ya que se da por triunfadora en una guerra creada por ella misma.

Después de la pérdida de su marido, Etsuko se muda a la casa de su suegro Yakichi; su trato con este se vuelve más cercano, hasta el punto que ella termina cediendo al acoso por parte de suegro. Etsuko se empieza a ilusionar con un sirviente llamado Saburo; ella asume que sus sentimientos son recíprocos y escribe un diario, en el que oculta sus sentimientos y emociones a través de mentiras. Lo hace de esta manera ya que Yakichi es un hombre celoso y posesivo, que aprovecha la ausencia de ella, para leer sus escritos.

Saburo es menor que Etsuko y desconoce que su ama está enamorada de él. Saburo en sí, desconoce el verdadero significado del amor. Mantiene una relación con otra sirvienta llamada Miyo basada en la atracción sexual y producto de esta relación, Miyo queda embarazada. Al enterarse del estado de Miyo, Etsuko hace todo lo posible por separarla de Saburo. Logra convencer —por medio de chantajes—a Yakichi de echar a Miyo de su casa. Aprovechan la ausencia de Saburo para despedir a Miyo. Etsuko cultiva una pasión obsesiva por Saburo. La misma pasión dominada por los celos que sintió por Ryosuke. Al regreso de Saburo, planea confesarle sus sentimientos y convencerlo para que escapen.

Etsuko obliga a Saburo a decirle que él la ama a ella; este le sigue la corriente, pero ella se da cuenta de que él miente. Saburo trata de huir ante el acoso de Etsuko y en medio del escándalo, aparece Yakichi armado con una especie de katana. Etsuko arrebata el arma de las manos de Yakichi y le asesta dos golpes que acaban con la vida de Saburo. Yakichi se convierte en cómplice de Etsuko al ocultar el cadáver en el patio de su casa. Con el asesinato de Saburo, Etsuko logra recuperar la tranquilidad. La muerte de sus amados resulta una liberación para su espíritu atormentado por los celos y la inseguridad.

Citas:

  • La vida, ese complejo mar sin límites, poblado de diferentes objetos flotantes, lleno hasta rebosar de azules y verdes, caprichosos, violentos, pero eternamente transparentes.
  • Nadie se imagina lo bien que uno puede mentor sobre el estado de su corazón.
  • Nada en este mundo es tan estúpido como el matrimonio.
  • Buscaba en su mente una esperanza que justificase este mañana. Cualquier esperanza, por pequeña o trivial que fuese, bastaba. Sin esto, ¿quién podía vivir hasta mañana?
  • La base de su satisfacción era no pensar en las cosas. Esa era la razón de su existencia.
  • La mujer que ha sido acariciada por un esqueleto nunca podrá olvidar esta caricia.
  • No pedir nada significa que se ha perdido la libertad de elegir y de rechazar.
  • Solo deseo que alguna mañana, cuando mis ojos estén todavía cerrados, el mundo entero cambie. Ya es hora que llegue esa mañana, esa pura mañana.
  • Si no fuera por el amor, la gente se entendería perfectamente. Si no fuera por el amor…
  • …pero en este tiempo, creo que no hay nada tan peligroso como estar al frente de los destinos que nos corresponde vivir.
  • En su romántica forma de ver las cosas, los maridos siempre parecían infieles y las esposas siempre sufrían. Las parejas de mediana edad siempre terminaban por no hablarse por una de estas dos razones: porque estaban hartos el uno del otro o porque se odiaban mutuamente.
  • Cuando nos traicionan las cosas por las cuales sentimos un gran deseo, las heridas no son tan profundas como cuando la traición procede de las cosas que intentamos despreciar por todos los medios. En estos casos, el puñal nos lo clavan por la espalda.
  • El poder que tenemos para hallar todas las dificultades posibles en la vida ayuda a hacer la vida más fácil para la mayoría de los hombres. Si careciéramos de este poder, la vida sería algo sin dificultad ni facilidad: una mera esfera vacía, resbaladiza, sin ningún punto de apoyo.
  • …su pasión era una prueba, sorprendente por su autenticidad, de la ilimitada pasión de los hombres por torturarse a sí mismos.
  • Las pasiones tienen forma, y, a través de sus formas, se convierten en culturas biológicas en cuyo seno las vidas humanas pueden desarrollarse en plenitud.
  • Cuando la gente está desnuda es cuando mejor se comprende lo frágil que es la individualidad humana.
  • Hay ciertas ocasiones en las que los seres humanos creen que pueden conseguirlo todo. En estos momentos, cuando todo su ser está empapado de esta creencia, ven muchas cosas que normalmente son invisibles para los ojos humanos. Luego, pasado un tiempo, incluso después de haber descendido hasta el fondo del pozo de la memoria , estos momentos reviven unos instantes y de nuevo les recuerdan a los hombres la milagrosa plenitud de las penas y las alegrías del mundo.
  • Si puedes evitar los celos, puedes, igualmente, dejar de amar.
  • Los sufrimientos prolongados hacen que la gente se vuelva estúpida; pero el que se ha quedado estúpido de tanto sufrir reconoce la alegría cuando la ve.
  • Solo el dolor puede servirnos de aviso.
  • La infinidad del dolor nos lleva a la creencia en la indestructibilidad del cuerpo por el dolor. ¿Y es esto, después de todo, una tontería?
  • ¡Con qué velocidad nos olvidamos de nuestros actos! Mientras subsisten las emociones en nuestra memoria, nuestras acciones pasan sin dejar rastro.
  • Cuando alguien sufre, hay que hacer cuanto esté a nuestro alcance para confortarle. Pero, si al menos supiera cómo…

Sigue leyendo “Sed de amor”

Un grito de amor desde el centro del mundo

Descarga el eBook acá

  • Autor: Kyoichi Katayama.
  • Género: novela.
  • Temas: drama, romance.

Aki y Sakutarô, se conocen cuando ambos cursan la secundaria. Ambos son elegidos como representantes de alumnos, para que visiten a Ôki, un compañero que se encuentra enfermo. Gracias a esta visita, entre Aki y Sakutarô nace una amistad.

Durante ese año escolar, Sakutarô deja de ver a Aki como una amiga; los celos de sus demás compañeros, contribuyen a que Sakutarô descubra que se encuentra enamorado de Aki. Durante la Navidad, Sakutarô le dedica una canción a través de la radio a Aki; pero debido a que es una estación con gran demanda, Sakutarô inventa que Aki padece leucemia y que está muy triste en el hospital; por eso él desea que le programen una canción y pasen al aire su dedicatoria. Aki le reclama a Sakutarô que haya inventando algo así, pero al mismo tiempo se da cuenta de los sentimientos de él.

Después de cursar secundaria, la relación entre ellos se estrecha y se vuelve recíproca. Sakutarô, es muy cercano a su abuelo y este le cuenta un día, que su verdadero amor no fue su esposa (la abuela de Sakutarô); sino, una joven que por casualidades del destino, no pudieron compartir una vida en común. Ambos se prometieron encontrarse en el más allá. Sakutarô le cuenta dicha historia a Aki y esta lo insta, para que ayude a su abuelo a estar cerca de su amor a pesar de la muerte. Sakutarô ayuda a su abuelo para que este saque un poco de las cenizas de su amada y las robe. Después de hacer esto, el abuelo le pide a Sakutaro que el día en que muera, Sakutarô se encargue de unir ambas cenizas y las lleve a un lugar donde puedan reposar. Así, de cierta manera estarán juntos después de muertos.

Durante el bachillerato Aki y Sakutarô se vuelven novios y planean una vida juntos. La relación de ellos se basa en el amor y la amistad incondicional; la sexualidad desempeña un papel casi nulo en su historia. A pesar de tener oportunidades para un encuentro sexual, este no se llega a dar. Aki enferma. Al principio creen que padece de un tipo de anemia, pero la realidad es que ella tiene leucemia.

Sakutarô al enterarse de la verdadera enfermedad de su amada, se siente culpable por esa mentira que dijo cuando estaban en secundaria. Aki, pasa un largo tiempo internada en el hospital, y es consciente de su situación. Sabe que no le queda mucho tiempo; pero Sakutarô se niega a aceptar la realidad.

El sueño de Aki era ir a Australia, ya que siente fascinación por la cultura y mitología de ese país; pero debido a su situación sabe que su sueño no se realizará. Sakutarô le propone cumplir ese sueño; ayudarla a salir del hospital y viajar a Australia. Él le pide prestado dinero a su abuelo para poder hacer ese viaje; su abuelo accede, por el hecho de que Sakutarô fue su cómplice al robar las cenizas y porque también se identifica con la historia de amor de su nieto. Sakutarô logra ingresar a la casa de Aki y sacar el pasaporte de ella y logran escapar. Por desgracia Aki se desvanece a medio camino y Sakutarô busca ayuda para trasladarla de nuevo al hospital. En los últimos momentos de su vida, Aki recuerda un viaje que ella hizo con Sakutarô a la playa. En ese viaje tuvieron la oportunidad de tener relaciones, pero ambos creyeron que no era el momento.

Sakutarô viaja con los padres de Aki, a Australia para esparcir sus cenizas. Él se queda con una parte de ellas, y las guarda consigo durante muchos años. Cuando Sakutarô tiene casi treinta años, vuelve a su antigua escuela y decide que es momento de dejar ir a Aki a totalidad: esparce las cenizas que conservaba con él, en ese lugar donde se conocieron y fueron felices.

P.D: esta obra ha sido llevada al cine y adaptada en un comic manga.

Citas:

  1. Una vida larga solitaria se hace larga y tediosa. Sin embargo, cuando la compartes con la persona amada, es un santiamén llegas a la bifurcación donde tienes que decirte adiós.
  2. Cuando piensas que el futuro no es posible, es sorprendente lo puro que te vuelves, pero, al encontrarte vivo, renacen los deseos.
  3. …el amor puro es superior al adulterio.
  4. Por más que hayamos progresado, los sentimientos verdaderos de las personas no han cambiado.
  5. Perder a la persona que amas es muy triste. Y esta pena, por más que lo intentes, no puedes materializarla de ningún modo. Y justamente por eso, necesitas darle una forma concreta.
  6. Pero enamorarse de alguien significa pensar primero en el otro.
  7. Las personas que encuentran dentro de sí mismas la facultad de enamorarse hacen un descubrimiento más importante que los que han ganado el Premio Nobel.
  8. ¿Qué es mejor? ¿Vivir con la persona a la que quieres, o estar enamorado de una y casarte con otra?
  9. Mi amor por ti existe aquí y ahora y, por lo tanto, seguro que existirá después de la muerte.
  10. Las horas más radiantes pasan de largo veloces, como un capricho o como una broma.
  11. Por un instante, me encontré atrapado dentro de un remolino de alegría radiante. Un dulce gozo capaz de hacer vibrar cada uno de los pliegues de un pequeño corazón. Experimenté de nuevo la alegría de la primera vez que unimos nuestros labios, el gozo de la primera vez que nos abrazamos.
  12. Tengo muchas ganas de huir y, sin embargo, ya no sé de lo que estoy huyendo.
  13. Te estaba esperando, sola, en un mundo en el que tú no estabas.
  14. Ya no tenía miedo. Ningún futuro se abría ante nuestros ojos. Solo el presente, extendiéndose hasta el infinito.
  15. Demasiado tarde para todo. Para casarme con ella, para tener hijos juntos. Demasiado tarde, incluso, y por muy poco, para hacer realidad el último, humilde sueño que le quedaba.
  16. «Se ha ido», pensé. «Se ha ido dejando solo unos recuerdos como un muro de cristal que se yergue».
  17. Vivir la vida cotidiana, día tras días, era un suicidio del alma y una resurrección perpetuas.
  18. Si creemos que lo único que existe es lo que podemos ver , lo que tiene forma, nuestra existencia es muy pobre.
  19. En la vida, hay cosas que pueden realizarse y otras que no –dijo mi abuelo–. Las que se materializan, las olvidamos enseguida. Sin embargo, las que no podemos realizar, las guardamos eternamente dentro de nuestro corazón como algo muy preciado. Este es el caso de los sueños o de los anhelos. Me pregunto si la belleza de la vida no residirá en nuestros sentimientos respecto a aquello que no se ha cumplido. Que no se haya realizado no quiere decir que se haya malogrado inútilmente. Porque lo cierto es que ya se ha materializado como belleza.
  20. ¿Por qué será que la muerte de un ser querido nos hace mejores? Tal vez sea porque la muerte está claramente separada de la vida y porque no acepta ninguna influencia de parte de los vivos. Quizá sea esta la razón de que la muerte de las personas nos enriquezca.

La hija del optimista

Descarga el eBook acá

  • Autor: Eudora Welty.
  • Género: novela.
  • Temas: drama.

Laurel Mckelva Hand, una viuda de más de cuarenta años; vuelve a tener contacto con su padre el juez Mckelva, después de que dicho se casara con Fay Chisom. Ella es una mujer egoísta de la misma edad de Laurel, que únicamente busca ser el centro de atención en todo momento.

El juez Mckelva ha sufrido un desprendimiento de retina, y por indicaciones del doctor Courtland, tiene que mantenerse inmóvil en su cama del hospital hasta que desaparezca el riesgo de perder el ojo. Durante todo ese tiempo, tanto Laurel como Fay alternan para cuidarlo; aunque Fay dedica su tiempo a reprochar a situación del juez, tanto a su hijastra como al doctor Courtland. Laurel por su parte le lee a su padre sus obras favoritas, para hacerle ameno su estancia en el hospital.

Un día, Fay propicia la muerte del juez. Ella lo agrede, porque considera que debido a la enfermedad, el juez la ha hecho a un lado; los reproches de Fay logran que él sufra un infarto. La muerte del juez, hace que Laurel regrese a su antiguo hogar. Al llegar se encuentra con todas las que fueron sus damas de honor, cuando ella se casó; también la acompañan diversos funcionarios que conocieron a su padre

En el funeral, Laurel descubre las diversas maneras en que recuerdan a su padre. Algunos aderezan el recuerdo con situaciones que nunca sucedieron y otros son más realistas. También, se da cuenta de la verdadera personalidad de Fay: egoísta y ambiciosa. Con su dramatismo pretende conmover o los invitados, para luego tomar posesión de la herencia.

Durante su breve estancia en su antiguo hogar, Laurel enfrenta a los fantasmas de su pasado; logra superar temores de su infancia y juventud, y gracias a los recuerdos se reconcilia con la vida.

Citas:

  • La memoria es algo vivo —también la memoria es tránsito—. Pero mientras dura su instante, todo lo que se rememora se una y vive, lo viejo y lo nuevo, lo pasado y el presente, los vivos y los muertos.
  • Yo no cuento con nadie más que conmigo, luego conmigo y después conmigo.
  • La gente vive a su modo, y en cierta medida yo casi creo que también cada uno puede elegir cómo morir.
  • ¿Hay alguien que, al ver dormida a otra persona, pueda estar absolutamente seguro de que ha sido justo con ella?
  • El misterio, pensó Laurel, no radica en lo poco que conocemos a quienes nos rodean , sino quizás en lo mucho que los conocemos realmente.
  • Los recuerdos vuelven como la primavera.
  • En algunas parejas cada palabra que se pronuncia es maravillosa o puede llegar a serlo.
  • Solo se tiene lo que se es capaz de soportar.
  • Aunque uno guarde silencio por los muertos, no puede abandonarse al silencio, como ellos se abandonan.
  • «Qué cargas imponemos a los moribundos», pensó Laurel ahora, mientras escuchaba cómo se derramaba la lluvia sobre el tejado: «Intentamos hallar alguna cosita que nos pueda consolar cuando ellos ya no están… Algo que resulta tan difícil de conservar como de hallar: la durabilidad de los recuerdos, la prevención contra el daño que nos puedan hacer, la autosuficiencia, los buenos deseos, la confianza en los demás».
  • La rivalidad no existe entre los vivos y los muertos, o entre la esposa antigua y la nueva; la rivalidad se crea entre el amor y la ausencia de amor. No hay rivalidad más amarga.
  • …el amor se había encerrado en su perfección y allí se había quedado.
  • Pues su vida, cualquier vida—Laurel no tenía más remedio que creerlo así—, no era nada sino la pervivencia del amor.
  • «Pero es razonable que tengamos que cargar con la culpa de sobrevivir a aquellos que amamos», pensó. Lo mínimo que podemos hacer por ellos es sobrevivir a alguien es quizás la idea más extraña de todas.
  • …hay odios que son como los amores, que se unen a nosotros y continúan con nosotros durante toda la vida.
  • Es el recuerdo lo que actúa como un sonámbulo. Regresará con sus heridas abiertas desde cualquier rincón del mundo.
  • El recuerdo no será nunca insensible. Al recuerdo sí se le pueden infligir heridas, una y otra vez. En ello puede residir su victoria final. Pero del mismo modo que el recuerdo es vulnerable en el presente, también vive en nosotros, y mientras vive, y mientras tengamos fuerzas, podremos honrarlo y darle el trato que merece.
  • Los recuerdos no viven en un objeto concreto, sino en las manos libres, perdonadas y liberadas, y en el corazón que puede vaciarse y llenarse de nuevo; en los motivos renovados por los sueños.

 

 

 

 

Alucinaciones

Descarga el eBook acá

  • Autor: Oliver Sacks
  • Género: ensayo.
  • Temas: salud, divulgación.

Esta obra de Oliver Sacks consta de quince capítulos; donde explica lo maravilloso que es nuestro cerebro y las jugadas que nos puede hacer en determinado momento.

Ángeles, demonios, duendes y fantasmas, son parte del folclore colectivo. El hombre desde la antigüedad ha tratado de darle una explicación mística y paranormal, a todo lo que no logra comprender. Oliver Sacks le dio un significado a todos estos seres y eventos, desde un punto de vista fisiológico y anatómico.

Las alucinaciones, a lo largo del tiempo han estado vinculadas con la mala concepción de “locura”. La ignorancia y diversos tabúes, han creado estigmas hacia el tema de las alucinaciones; por eso, muchos de los que han vivido estas experiencias, prefieren no compartirlas por temor a que sean etiquetados como “esquizofrénicos”, ya que tenemos un mal concepto de las enfermedades neurológicas y mentales.

Durante la narración, nos damos cuenta de los diferentes tipos de alucinaciones, las cuales se hacen presentes en cada uno de nuestros sentidos. Si prescindimos de alguno de ellos, como consecuencia de un daño, nuestro cerebro es capaz de compensar dicha falta, por medio de sensaciones o imágenes. Tal es el caso de los pacientes del síndrome de Charles Bonnet; dicho se presenta en las personas que han perdido la vista. Estas personas pueden imaginar escenarios, con personajes realistas o macabros. Muchos, olvidan por instantes que carecen del sentido de la vista, ya que son capaces de alucinar situaciones tan vívidas, como si las estuvieran observando. Tanto la experiencia como la memoria, influyen al momento de que nuestro cerebro crea una alucinación. Otras enfermedades y padecimientos, como el Alzheimer o la enfermedad de los cuerpos de Levy, pueden sumergir al paciente en estados de psicosis, donde no pueden distinguir lo real de lo alucinatorio.

Otras situaciones favorecen el aparecimiento de alucinaciones. Tal es el caso de las “apariciones en carreteras”; muchos hemos escuchado de fantasmas que aparecen en las carreteras o lugares desérticos. Oliver Sacks dice que dicho fenómeno se debe a la monotonía visual. Si vemos por mucho tiempo el mismo panorama, somos susceptibles a alucinar. Personas que conducen por mucho tiempo, y ven el mismo tipo de paisaje durante su trayecto pueden ver apariciones de personas e incluso interactuar con ellas. Personas que creen en lo paranormal, pueden vincular estas experiencias con fantasmas o seres de otro tipo. Otras situaciones, como el agotamiento físico y la falta de sueño, propician estos eventos; por eso, es que muchos médicos – u otros profesionales- que realizan turnos extremos, son propensos a ver “apariciones” en sus lugares de trabajo.

Las alucinaciones no se limitan al terreno visual; muchas personas con daños en las áreas auditivas, corteza motora, ganglios basales, el cerebelo, hipocampo y amígdala cerebral, pueden escuchar voces o melodías. A diferencia de las personas que padecen esquizofrenia, estas voces no son acusatorias; escuchan melodías musicales o conversaciones. Otras situaciones, como una fiebre alta, delirios a causa de la supresión de alguna droga o ciertos tipos de epilepsia, pueden ocasionar que se escuchen determinados sonidos.

El consumo de determinados estupefacientes, pueden crear un ambiente propicio para experimentar diferentes tipos de alucinaciones. Ciertas drogas activan las zonas visuales del cerebro y hacen que el que las consuma experimente alucinaciones similares a las que aparecen en estados como la migraña, hipoglucemia, fiebre, etc. El LSD, la mezcalina y las semillas de dondiego de noche, pueden lograr estados sinestésicos en el consumidor; es decir, todos los sentidos se encuentran alterados y existe un intercambio entre ellos. Cabe recalcar que cada experiencia con las drogas es diferente y que las sensaciones que experimenta un individuo, nunca se parecerán a las de otro.

En la migraña también pueden presentarse percepciones erróneas de los sonidos y alucinaciones: los sonidos se amplifican, se distorsionan; a veces se puede escuchar música o el tiempo parece distorsionado. Tanto en la migraña como en los estados producidos por el consumo de ciertas drogas, se puede experimentar la micropsia o visión liliputiense; es decir, se pueden ver seres pequeños, que en el imaginario colectivo está relacionado con duendes, hadas y enanos. Quizás estas situaciones han favorecido a ciertos escritores y artistas, para la creación de determinados personajes. Lewis Carroll sufría de migrañas, quizás esto influyó en la creación de Alicia en el País de las Maravillas.

Sacks, desmitifica a ciertos eventos “paranormales”, los cuales son el resultado del padecimiento de La enfermedad sagrada: epilepsia. La mayoría de personas vincula a la epilepsia con las crisis convulsivas, cuando en realidad los ataques epilépticos pueden presentarse de diversas formas. Estos aparecen de forma repentina (a veces sin previo aviso y en otros casos con la presencia de un aura) y son el resultado de una descarga eléctrica repentina y anormal en el cerebro. Según el área del cerebro que se vea afectada por dicha descarga, los ataques epilépticos pueden ser sensoriales (anormalidades visuales, auditivas, olfativas o gustativas), o psíquicos (repentinas sensaciones de dicha, miedo, déjà vu, jamais vu). Juana de Arco, santa Teresa de Jesús y otros santos, padecieron de epilepsia; producto de dicho padecimiento fueron sus alucinaciones. Muchos de los pacientes de epilepsia del lóbulo temporal, sufren de episodios donde escuchan voces divinas que les ordenan determinadas cosas. En el caso de Juana de Arco, desde los trece años escuchaba voces que aparecían luego de escuchar el sonido de campanas. Sacks, consideró que en estas personas, los ataques estimulaban zonas especificas del cerebro donde residen los sentimientos religiosos.

Durante los delirios, somos propensos a sufrir alucinaciones. Los delirios pueden ser producto de estados febriles, abstinencia de drogas o por una descompensación en nuestro organismo. Personas con fallas hepáticas o renales, entran en estados de ensueño; al sufrir un desequilibrio en el organismo. Todos somos propensos a vivir experiencias de este tipo, aunque no tengamos un historial de enfermedades o trastornos neurológicos o psiquiátricos. En el proceso de nuestro sueño diario, podemos experimentar alucinaciones hipnagógicas o hipnopómpicas; es decir, antes de entrar en el sueño profundo o en los primeros segundos al despertar. La parálisis del sueño, la sensación de ser vigilados mientras duerme o algunas pesadillas, forman parte de este grupo de alucinaciones. Este tipo de experiencias han dado origen a entes que nos aterrorizan mientras dormimos.

Las experiencias extracorpóreas y dopplegängers, son el resultado de migrañas, drogas e incluso trances autoinducidos. También, por la falta de oxígeno, pérdida de sangre, parada cardíaca o una arritmia, podemos vivir una experiencia extracorpórea. Por eso muchas personas aseguran haberse visto cuando sufrieron un paro cardíaco o haber visto el túnel que separa a la vida de la muerte.

Gracias a su larga carrera como neurólogo, a su amplia investigación y a la recopilación de decenas de testimonios, Oliver Sacks pudo crear esta hermosa obra. Desde el punto de vista médico y fisiológico, logra desmitificar la mayoría de fenómenos paranormales- por no decir todos-. Nuestro cerebro es una estructura maravillosa, con capacidades desconocidas e infinitas. Una bella obra que recomiendo a totalidad; cautiva, emociona y es muy fácil de leer, a pesar de la terminología médica.

Citas:

  • Hablar con unos mismo es algo básico para los seres humanos, pues somos una especie lingüística.
  • Para nosotros es insuficiente vivir el día a día; necesitamos trascender, extasiarnos, evadirnos; necesitamos sentido, conocimiento y explicación; necesitamos ver los patrones globales de nuestras vidas. Necesitamos esperanza, una sensación de futuro. Y necesitamos libertad.
  • Necesitamos ser responsables de nuestra vida, pero también poder distanciarnos de ella.
  • La descripción, la escritura, siempre han sido mi mejor manera de afrontar las situaciones complejas o aterradoras.
  • Los recuerdos no están fijos ni congelados…se transforman, se disgregan, se reensamblan y se recategorizan con cada acto de recordar.
  • Los sueños evocan nuestros deseos y miedos, y a menudo reproducen experiencias de los días anteriores, contribuyen a la consolidación de la memoria.
  • Cuando se pierde la fe en las figuras tradicionales –demonios, brujas, arpías-, otras nuevas ocupan su lugar: alienígenas , apariciones de “una vida anterior”. Las alucinaciones, más allá de cualquier otra experiencia durante la vigilia, son capaces de excitar, desconcertar, aterrar o inspirar, y conducen a la creación del folklore y los mitos (sublimes, horribles, creativos y juguetones), de los que quizá ningún individuo y ninguna cultura pueden prescindir del todo.
  • Nuestro ego corporal, nuestra sensación del yo, se forma a partir de la coordinación de los sentidos, y no solo del tacto y la visión, sino también de la propiocepción y quizá de la sensación vestibular.

­

 

La milla verde

Descarga el eBook acá

La milla verde

Autor: Stephen King.

Género: novela.

Temas: drama, fantástico.

Antes de todo, debo decir que yo subestimaba a Stephen King; sus obras no me llamaban la atención, lo consideraba “sobrevalorado”- sin haberlo leído- y me daba cierto enojo que lo compararan con grandes de la narrativa de terror como Poe, Lovecraft o Le Fanu. No sé cómo serán sus otras obras, pero esta ¡me encantó a totalidad!

Es de los pocos libros cuyas adaptaciones cinematográficas no se ven alteradas. Pocos detalles del libro fueron suprimidos en la película y ambos en mi opinión ¡son fantásticos! La primera vez que vi “La milla verde” fue hace unos diez años y no la aprecié muy bien; el viernes cambiando de canales vi que la estaban dando y decidí verla. Esa película logró sacarme muchas lágrimas, quedé tan cautivada que decidí leer el libro y ambos son totalmente buenos.

Paul Edgecombe, en el ocaso de su vida, decide escribir sus memorias, y narrar todo lo sucedido en el otoño de 1932. Paul era el jefe de carceleros del bloque E, de la penitenciaría de Cold Mountain. En dicho bloque alojaban a los reos condenados a morir en la silla eléctrica. El bloque E, era conocido como “La milla verde” debido al color del piso, los últimos cuarenta metros que recorrían los condenados antes de pasar por “la freidora”.

Paul y sus compañeros mantenían posturas éticas y respetuosas con respecto a los reos; se comportaban de manera humana a pesar de tratar con hombres que habían cometido los crímenes más nefastos. A excepción de Percy Wetmore, el menor de todos los carceleros – apenas tiene veintidós años- , arrogante y cruel, que se aprovecha de ser sobrino político del gobernador del estado, para mantener su puesto y chantajear a sus compañeros.

En el otoño de 1932 aún hace calor, Paul padece de una infección urinaria que le complica los días y han ingresado dos nuevos reos a su sector. Uno de ellos es Eduard Delacroix, un francés bajito acusado de haber asesinado a seis personas. Delacroix violó y asesinó a una joven; para esconder su crimen trató de quemar el cadáver pero el fuego se extendió en el sitio del crimen y terminaron falleciendo cinco personas más. Desde su llegada, hace que en Percy nazca un odio sin límites hacia él. La ejecución de Delacroix está planeada para los últimos días de octubre. En la misma semana de su ingreso llega John Coffey, un hombre negro de 1.96 de estatura, acusado de haber violado y asesinado a unas niñas: las gemelas Detterick. Paul percibe algo especial en dicho reo, a pesar de su sangriento historial.

John Coffey fue encontrado- unos meses atrás- con las gemelas Detterick entre sus grandes brazos, mientras repetía la frase “no pude evitarlo; lo intenté, pero llegué demasiado tarde”. Automáticamente es condenado, ya que en la racista sociedad de dicha época un afroamericano era juzgado con mayor crueldad a comparación de un blanco. Las niñas desaparecieron del corredor de su casa durante una noche de verano, en el lugar donde dormían encontraron un gran charco de sangre; posteriormente su padre, hermano y un grupo de personas, salieron en su búsqueda con la esperanza de encontrarlas con vida. Lo que hallaron a unos kilómetros de distancia fue a John sosteniendo a las niñas como muñecas viejas, con sus cráneos rotos y empapadas en sangre. Debido a las dimensiones de Coffey, los testigos de tal espectáculo asumieron que él había asesinado a las gemelas con brutalidad.

Paul y sus compañeros notan que John es un hombre que se comporta como un niño y que no para de llorar. Puede que padezca de cierto nivel de retraso mental, ya que es incapaz de recordar muchas cosas, atarse las cintas de sus zapatos y es analfabeto. A pesar del crimen que se le acusa, John no inspira maldad. Pasa sus primeros días en el bloque E, llorando y lamentándose en su camastro. En los días previos a la llegada de Delacroix y Coffey, aparece un ratón muy peculiar que se gana la simpatía de los guardias a excepción de Percy. Brutus, uno de los compañeros de Paul –y su mejor amigo- bautiza al ratón como “Willie el del barco de vapor” –Mickey Mouse era conocido por ese nombre en la década de los 30´s-. Parece que el ratón intuía la llegada de Delacroix, el cual se convierte en su amo. Cuando Delacroix ingresa al bloque E, adopta al pequeño ratón y lo bautiza como “Cascabel”, ya que según él, el mismo ratón le ha dicho al oído que así se llama. Delacroix le enseña trucos con un carrete de hilo; incluso fantasea con que ambos llegarán a trabajar en un circo al salir de prisión, cosa que es imposible ya que él está condenado a muerte.

Después del ingreso de John y Delacroix, llega al bloque E William Wharton; un reo de diecinueve años con antecedentes psiquiátricos y que ha sido acusado del asesinato de tres personas –incluida una embarazada- , producto de un robo. Wharton se la pasa agrediendo a los carceleros y es recluido varias veces en la celda de confinamiento. En la semana de su ingreso agrede a Percy. Wharton le causa tanto miedo que Percy se orina; Delacroix al ver esto se burla de la situación de Percy, este último cobra venganza de una forma cruel más adelante.

La infección urinaria de Paul se ha vuelto incapacitante. Un día mientras realiza su rutina de vigilancia, John le pide que entre a su celda; esto no está permitido y a pesar del reciente ataque de Wharton hacia Percy, Paul accede a la petición de Coffey. Este pone sus manos en la zona pélvica de Paul, y le transmite una sensación de recibir una descarga eléctrica, al mismo tiempo, alivia el dolor en el cuerpo de Paul. Cuando termina de realizar la curación, Coffey expulsa por su boca una nube de insectos- estos simbolizan el dolor y el sufrimiento-. Paul queda curado y empieza a dudar de los cargos que le han atribuido a John.

El Alcaide Moores es amigo cercano de Paul, cuando se reúnen para acordar que Percy estará al mando durante la ejecución de Delacroix, le comenta que su esposa Melinda tiene un tumor canceroso en su cerebro y que morirá antes de Navidad. Un día antes de que Delacroix cumpla su condena, Percy aplasta a Cascabel, pero John logra curarlo. Todos son testigos del acto milagroso de Coffey y al igual que Paul, sus compañeros empiezan a dudar del acto criminal que se le ha atribuido a Coffey.

Percy sabotea la ejecución de Delacroix; no empapa la esponja que conduce la electricidad lo que ocasiona que Eduard sea quemado vivo. Delacroix muere después de unos minutos de agonía y de ofrecer un espectáculo grotesco, donde todos los testigos entran en pánico al presenciar tal situación. Paul y sus compañeros sienten odio hacia Percy, debido a su inhumanidad. Lo amedrentan y le exigen que pedirá su traslado hacia otro sitio. Luego de la muerte de Eduard, Cascabel desaparece.

Paul y sus compañeros planean utilizar a Coffey para salvar a la esposa del alcaide; para llevar a cabo su plan tienen que sacar a John de la prisión y llevarlo hasta el hogar de los Moore. Ellos se arriesgan a sabiendas de que pueden perder sus empleos e incluso ir a prisión. Sedan con píldoras de morfina a Wharton y meten a Percy en la celda de confinamiento, amordazado y con una camisa de fuerza. En el momento del traslado, Wharton se despierta brevemente, saca su mano de la celda y toca a Coffey. Este contacto hace que Coffey vea algo horrendo: Wharton es el que violó y asesinó a las gemelas. Coffey lo único que puede decir es “eres un hombre muy malo”. John logra salvar a Melinda y le transmite su mal a Percy. También ocupa a este como medio para acabar con Wharton; Percy dispara varias veces a Wharton y le ocasiona la muerte.

Paul y sus compañeros están seguros de que Coffey es inocente; hacen averiguaciones y descubren que Wharton fue el asesino de las gemelas. Para ese momento llega la orden de ejecución para Coffey. Coffey le dice a Paul que no puede seguir en un mundo donde los hombres se hacen daño entre sí; le confiesa su visión y al mismo tiempo le transmite a Paul los dones de la salud y longevidad. La última ejecución en la que participa Paul es la de Coffey; luego de dicha, pide su traslado a otro reclusorio.

A sus ciento cuatro años Paul vive en una residencia geriátrica y se encuentra con Cascabel, el cual tiene sesenta años –demasiados años para un ratón, ya que ellos solo viven tres años-. El reencuentro con el ratón, incentiva a Paul a escribir la historia de lo ocurrido en el otoño de 1932; considerando que su vida se encuentra en su última etapa.

Citas:

  • La gente siempre hace bromas acerca de las cosas que le asustan pero no pueden controlar.
  • Rara vez olvidamos lo que nuestros padres nos enseñan de pequeños, por estúpido que sea.
  • Nuestras miradas se encontraron y se produjo esa clase de perfecto entendimiento que no necesita palabras.
  • ¿No cree que si un hombre se arrepiente de sus culpas, puede volver al tiempo en que fue más feliz y vivir allí para siempre? ¿ No cree que es probable que el cielo sea así?
  • No tenía idea de la cantidad de puertas que puede abrir el simple acto de escribir.
  • Al fin y al cabo, supongo que las fechas no tienen mayor importancia si uno es capaz de recordar qué vio y en qué orden lo hizo.
  • Un amor grotesco es mejor que ningún amor.
  • Creo que si uno no recuerda quién le ha hecho daño. Puede dormir mejor por las noches.
  • Estoy cansado del dolor que siento y oigo, jefe. Estoy cansado de vagar por las calles, solo como un tordo bajo la lluvia , sin nadie que me acompañe o me diga adónde vamos y por qué. Estoy cansado de ver que las personas son malas unas con otras. Es como si tuviera trozos de vidrio en la cabeza. Estoy cansado de las veces que intenté ayudar y no lo conseguí. Estoy cansado de la oscuridad y, sobre todo, del dolor. Es demasiado. Si pudiera, acabaría con él, pero no puedo.
  • Somos frágiles como el cristal, incluso en las mejores circunstancias. ¿Matarnos los unos a los otros con gas o electricidad, con premeditación y sangre fría? Es una locura. Un horror.
  • Nos guste o no, el tiempo lo cura todo. El tiempo se lo lleva todo y al final solo queda oscuridad. A veces encontramos a otros en esa oscuridad y otras veces los perdemos en ella.
  • A todos nos llega el final; sé que no hay excepciones. Sin embargo, Dios mío, a veces el pasillo de la muerte parece tan largo…

 

 

 

Como caído del cielo (Labor Day)

  • Autor: Joyce Maynard.
  • Género: novela.
  • Temas: drama romántico.

Descarga el eBook acá

descarga.jpegHenry tiene trece años y su única compañía es su madre Adele. El padre de Henry, abandonó a Adele después de que ella cayó en una profunda depresión, producto de haber sufrido cuatro abortos y un parto fallido – uno de los cuales fue voluntario, presionada por el padre de Richard- . Por su frágil salud mental, decidió refugiarse en su hogar y evitar los sitios públicos, sobre todo para no coincidir con mujeres embarazadas y bebés. El padre de Henry inició una nueva vida al lado de una mujer llamada Marjorie, su hijo Richard y de Chloe, la hija común de ambos. Henry siente que no encaja en la nueva familia que ha formado su padre. Él es un chico introvertido que pasa su tiempo leyendo revistas y su hermanastro es un gran deportista, razón por la cual, el padre de Henry se siente vinculado con dicho.

Un día caluroso de junio- en la semana del Día del Trabajo-, Henry y su madre deciden ir de compras a un supermercado cercano. Henry se topa con un hombre que cojea debido a una herida en su pierna; él es Frank, un prófugo de la justicia que aprovechó el estar internado en un hospital debido a una cirugía de apéndice para escaparse. Frank le dice a Henry que lo lleve a su casa, él y su madre acceden con total naturalidad.labor-day.jpg

Tanto Henry como su madre están conscientes que Frank es un prófugo, a pesar de esto sienten empatía por él y no les genera temor. Desde que Frank entra al hogar de Henry y Adele se empiezan a ver cambios. Frank sufre de un enamoramiento a primera vista con Adele y ve en Henry al hijo que perdió años atrás. Frank propone amarrar a Adele, por si alguien los visita vea que ellos son sus rehenes y no sus cómplices.

Adele acostumbra a comprar comidas empacadas- lo hace para evitar salir con frecuencia a realizar las compras, así que tiende a acumular productos básicos-, pero desde la llegada de Frank él empieza a cocinar y trata de enseñar a Henry jugar béisbol. Henry que está en plena pubertad, tiene interés sobre las chicas y el despertar sexual, los deportes no son su prioridad, pero empieza a notar cierto vínculo con Frank que no tiene con su padre. Frank trata a Henry como si fuera su hijo. Frank y Adele inician una relación amorosa y los tres empiezan a comportarse como una familia. Frank logra sacar de su depresión y de su retiro autoimpuesto a Adele. Durante esa semana, van de visita a una playa cercana, Adele y Frank empiezan a hacer planes sobre escapar a Canadá e iniciar una nueva vida; Henry asume que no está incluido en esos planes y se siente rechazado. Él cree que ellos se irán y que a él le tocará vivir con su padre y su nueva familia, en ese sitio que considera que no encaja y que nunca será su hogar.Labor-Day (1)

Frank les confiesa lo que le llevó a prisión: mató a su novia por accidente cuando ella le confiesa que el hijo que tenían no era de él. Frank la empujo y ella se rompió el cuello a causa de la caída. En el mismo instante de la discusión la abuela de Frank, llevó al bebé a dar una ducha; para la desgracia de Frank su abuela sufre un infarto fulminante y el bebé se ahoga en la bañera. A Frank lo iban a juzgar por homicidio imprudencial, pero su cuñada interviene y lo acusa de la muerte del bebé. A él le faltaban dos años para cumplir su condena cuando decidió escapar.

Adele y Frank deciden enviar a Henry a la biblioteca municipal, para que busque información sobre lugares donde pueden vivir; para ese momento, Henry ha asumido que ellos no lo quieren en sus vidas. Ese día en la biblioteca Henry conoce a una chica de su edad llamada Eleonor, muy madura para su edad, que padece de trastornos alimenticios y le guarda cierto resentimiento a sus padres. Ella empieza a aconsejar a Henry para que denuncie a Frank, ya que considera que él está manipulando a la madre de Henry. También le dice que si denuncia a Frank, podría cobrar la recompensa y utilizar el dinero para viajar o comprar cosas.

Con esas ideas en su cabeza, Henry empieza a comportarse hostil con su madre y Frank. En un arranque de furia les dice que él ya sabe sus planes de abandonarlo. Adele le explica que se irían todos juntos y Frank le pide permiso para iniciar una relación formal con su madre. Luego de eso pasan dos días conviviendo como una verdadera familia.

labor-day-review-4.jpgDeciden marcharse el día en que Henry inicia sus clases en el colegio, Adele decide deshacerse de la mayoría de sus pertenencias y le pide a su hijo que regale su Hámster, ya que llevarlo podría ocasionarles problemas al cruzar la frontera. Henry se indigna y explota contra su madre. Busca a Eleonore y dicha trata de manipularlo para que denuncie a Frank; en ese momento Henry se da cuenta de que está actuando por enojo y decide volver a su casa. Frank convence a Adele de que lleven consigo a la mascota de Henry. El día que les toca hacer el viaje, se dan cuenta de que el hámster ha muerto a causa de la ola de calor. Henry no comprende esto y culpa a su madre de la muerte de su mascota. Ese mismo llega la policía a la casa de Henry y capturan a Frank, ya que alguien lo denunció. Adele cree que su hijo hizo la denuncia; más tarde Henry se entera que Eleanor fue la que hizo la denuncia y cobró la recompensa.

Adele queda destruida y le cede la patria potestad de Henry al padre de dicho; esto es algo que Henry no le perdona. A Frank le dictan una condena de casi 30 años. El tiempo en el que Henry vive en casa de su padre le ayuda a acercarse a su hermana y a tener una buena relación con su hermanastro, también logra comprender la forma de ver la vida de sus padres y los termina perdonando.

Pasan los años, Henry se convierte en un hombre y decide estudiar cocina. Un día comparte en una revista, una receta que Frank le enseñó. Por cosas de la vida, esta revista llegó a la penitenciaría donde Frank se encuentra recluido. Para ese entonces Henry es un hombre treinta años y posee una familia, Frank está a punto de cumplir sesenta años. Frank le escribe una carta a Henry donde le explica que nunca ha olvidado esos cinco maravillosos días que pasó con ellos y que si Adele se encuentra viva y libre, desea estar con ella. Frank está a punto de salir de prisión. Frank y Adele viven juntos y Henry los visita con su esposa e hija.

Citas:

  • El mundo no es un sitio muy recomendable, dijo. A veces, lo que necesitas es pararlo todo, sentarte y pensar. Ordenar tus pensamientos. Descansar un ratito.
  • Lo que ella amaba era el amor,
  • La gente nunca habla del anhelo. Se portan como si hacer el amor consistiera en secreciones, funciones corporales y reproducción. Se olvidan de explicar lo que se siente.
  • A veces las cosas más pequeñas son las más importantes.
  • Es curioso cómo recuerda uno los consejos, dijo. Puede que alguien lleve veinticinco años fuera de tu vida, pero las cosas que te dijo siguen rondándote por la cabeza.
  • Lo bueno de tener tiempo es que te da la oportunidad de pensar.
  • A veces, a la gente le sienta bien no verse durante un tiempo. Así, cuando se vuelven a ver, tienen un montón de cosas que contarse.
  • Acabé llegando a la conclusión de que la auténtica droga era el amor. Un amor extraño al que no se le encuentra explicación.

 

Charlotte

Descarga el eBook acá

En mi obra de teatro, yo era todos los personajes. He aprendido a tirar por todos los caminos. Y así me convertí en mí misma.

  • Autor: David Foenkinos

 

  • Género: novela biográfica

 

  • Temas: drama

 

  • descargaDavid Foenkinos es un gran admirador de la obra de la pintora Charlotte Salomon, por tal motivo decidió iniciar una investigación sobre la vida y obra de ella.

    Charlotte Salomon nació en el año de 1917; en el seno de una familia burguesa alemana. La ascendencia de Charlotte era judía, aunque sus rasgos físicos distaban del estereotipo de dicha etnia. La madre de Charlotte era enfermera y su padre un médico eminente; la deciden bautizar con dicho nombre en honor de la hermana de la madre de Charlotte, la cual se suicidó siendo muy joven.

    La familia de nuestra protagonista, por el lado materno, posee un largo historial de suicidios. Foenkinos a través de sus breves descripciones en la obra, nos da a conocer – y nos permite deducir- que los parientes maternos de Charlotte padecían de cuadros de bipolaridad y depresión severa; dichos padecimientos fueron los causantes de las muertes de la tía, madre y abuela de Charlotte. Franziska, la madre de Charlotte, queda marcada por el suicidio de su hermana; la maternidad le ayuda brevemente a sobrellevar su pérdida, pero cuando Charlotte tiene nueve años ella decide suicidarse, lanzándose a través de una ventana de la casa de sus padres. En los días previos a su suicidio, le dice a Charlotte que ella se convertirá en un ángel y que volará por los cielos de Berlín. A la pequeña Charlotte le ocultan la verdadera causa de la muerte de su madre y le dicen que falleció a causa de una gripe. La abuela de Charlotte teme que su nieta tenga el mismo destino que sus dos hijas, por eso decide guardar distancia con ella.img_0794

    Cuando Charlotte es una adolescente, su padre se casa con una famosa cantante llamada Paula; ella es quien inicia a Charlotte en el mundo de las bellas artes. Charlotte siente un inmenso apego e idolatría por Paula. Para ese entonces, el nacional socialismo crece con rapidez en Alemania. Muchos de los conocidos y amigos de los padres de Charlotte, deciden abandonar el país por temor a perder sus vidas en los incipientes campos de concentración; el padre de Charlotte profesa un inmenso amor por su patria, este motivo le impide abandonar Alemania.

    Las carreras profesionales del padre y madrastra de Charlotte empiezan a ir en declive, debido al nacimiento del antisemitismo. Para ese entonces ella empieza a dibujar y a estudiar en la Escuela Nacional de Bellas Artes y conoce al amante de su madrastra: Alfred. Él se convierte en su más gran amor e incluso, llega a marcar su obra. Charlotte posee un inmenso talento, gana un premio; pero debido a ser mitad judía no puede recibirlo, en su lugar lo recibe su mejor amiga. Esto causa un enorme impacto en su vida; posteriormente el padre de Charlotte es detenido y pasa unos días en los campos de concentración, luego es liberado pero su vida ya no es la misma. Debido a este evento, él y Paula deciden enviar a vivir a Charlotte donde sus abuelos, en Francia; antes de que ella cumpla la mayoría de edad. Charlotte se niega a abandonar su país, debido al amor que siente por Alfred; dicho la termina convenciendo. Los padres de Charlotte se exilian en Holanda posteriormente.

    El gobierno de Hitler está en su máximo esplendor y la familia de Charlotte es catalogada como cien por ciento judía. Durante su estancia en el hogar de sus abuelos, Charlotte se percata de la deteriorada salud mental de su abuela, posteriormente dicha se suicida. Su abuelo le confiesa la verdadera causa de la muerte de su madre y la de varios de sus parientes. Debido a esta revelación, Charlotte inicia la creación de su obra “¿Vida? O ¿Teatro?”. Teme que la muerte le impida terminarla Hace cálculos con respecto a la distancia de tiempo entre las muertes de su tía, madre y abuela, a partir de esto deduce que entre los tres fallecimientos hay trece años de diferencia. Este es el motivo que mueve a Charlotte para concluir su obra, teme correr con la suerte suicida de sus antecesoras.

    En la última etapa de su vida, Charlotte vive oculta en la casa de sus abuelos e inicia una relación con otro fugitivo llamado Alexander. Ambos poseen pasaportes falsos, pero deciden casarse y al hacer esto dan a conocer que son judíos. Para ese momento ella cuenta con 26 años y cinco meses de embarazo, un día alguien los denuncia y ambos son llevados a un campo de concentración. Alexander muere a causa de agotamiento y Charlotte en una cámara de gas.

    Lo triste y curioso, es que, tanto el padre y madrastra de ella fallecen a una edad avanzada. Después de enterarse de la muerte de Charlotte, deciden buscar la obra de dicha. En 1971, ellos deciden donar la obra de Charlotte al Museo Judío de Ámsterdam. Albert, el padre de Charlotte fallece en el año de 1976 y Paula en el año 2000. Quizás si Charlotte no hubiera sido apartada del lado de ellos, su suerte habría sido diferente.

    Citas:

  • Seguramente se le ha infiltrado la melancolía en el cuerpo. Una melancolía devastadora, de la que no se regresa.
  • ¿Qué palabra hay cuando se pierde a una hermana? No existe, no se dice nada. El diccionario a veces es púdico. Como si también él se asustase del dolor.
  • Hay dolores que nunca pasan.
  • Solemos buscar explicaciones gratas para las rarezas de los demás.
  • Hay cuerpos que son consuelo.
  • Lo mejor es hacer por no relacionarse con nadie. Porque nada dura. Hay que vivir resguardado de las posibles decepciones.
  • …y hay que dejar atrás el infierno. Sobre todo no mirar atrás, como Orfeo.
  • Podemos abandonarlo todo, menos las obsesiones.
  • La libertad es el lema de los supervivientes.
  • Las palabras no siempre necesitan un destino.
  • Ella piensa que va a decirle: te quiero. Pero no es eso. Le susurra una frase más importante. Una frase en la que ella. Que va a pensar continuamente. Que va a ser la esencia de su obsesión. Ojalá no se te olvide que creo en ti.
  • Palabra por palabra, todo lo lleva dentro, intacto. Esa precisión suya es la memoria del corazón.
  • Acabamos odiando a quienes nos lo dan todo.
  • ¡Hay que morir antes de que la muerte nos alcance!
  • La fealdad contamina todos los detalles.
  • Normalmente suele enterrar las heridas. Incluidas las más inmediatas, las más vivas. Sabe ocultar el dolor mejor que nadie. Acostumbrada a tantos sufrimientos seguidos.
  • Una revelación es entender lo que ya sabemos.
  • ¿Por eso se besan las personas? ¿Para romper el silencio?
  • Uno puede sentirse dichoso y perdido a la vez.
  • Sin duda, llega un momento en el que no existir resulta inaguantable.

Después de aquel viaje

Descarga el eBook 5rp2vi1f8e_7ayg0am241_fileResulta que yo era virgen, nunca había usado drogas y obviamente no soy gay. ¿Y qué es lo que pasó entonces? Muy sencillo, tuve relaciones sin protección.

Valeria Piassa Polizzi, nació en 1971 y actualmente trabaja como activista y conferencista. Con menos de 25 años decidió escribir esta obra, donde narra su experiencia personal con el VIH/SIDA. Con esta obra pretende desmitificar a tal padecimiento y botar los estigmas y tabúes, que rodean a las personas que han adquirido el VIH/SIDA.

Valéria es la antítesis del “paciente con VIH/SIDA”, durante la década de los 80´s. Si bien tal padecimiento aún sufre estigmatización, en esa época la sociedad había hecho exclusivos de padecer tal enfermedad a las personas homosexuales o los que ejercían la prostitución. De paso, era una enfermedad para “los pobres”.

3hmaejop69_2t9300x22j_fileLa narración se sitúa a mediados de la década de los 80´s, en Brasil. Valeria contaba con apenas 15 años y es una estudiante de bachillerato, perteneciente a la clase social media-alta. Estudia en un colegio privado, vive en una zona exclusiva y sus padres son profesionistas. Un día, Valéria y su familia toman unas vacaciones en crucero y ella conoce a un tipo que le lleva 10 años. Valéria tiene relaciones sexuales con él – no usa protección- e inicia una breve y tormentosa relación. Él abusa físicamente de Valéria y la chantajea de diversas maneras; hasta que un día es descubierto por la abuela de ella, la relación termina y Valéria retoma su vida normal.

Durante unos exámenes de rutina con el médico, descubren ciertas anomalías en el organismo de Valéria y el médico decide realizarle una serie de análisis para descubrir el porqué de la situación de ella. El resultado que recibe el padre de Valéria no es nada alentador: ella es portadora del virus del SIDA.

Viviendo a finales de los 80´s, en un país tercermundista y machista, el caso de Valéria resulta difícil de asimilar; para los médicos resulta asombroso descubrir que una chica de 15 años, que nunca ha consumido drogas y que solo ha tenido una pareja sexual, pueda estar contagiada de una enfermedad “exclusiva” de homosexuales, drogadictos y prostitutas –según los cánones de la sociedad brasileña- , sin olvidar que la palabra “SIDA” es sinónimo de “muerte” y “sufrimiento”. Después de investigar, descubren que el exnovio de Valéria, consumía drogas y que este fue el motivo por el que adquirió el virus. Afortunadamente ella se encuentra en la fase inicial de la enfermedad y sus niveles de anticuerpos se encuentran en un rango normal; a Valéria, por consejo del médico solo le queda aprender a vivir con la enfermedad y esto implica estar atenta con respecto a los cambios que sufrirá en determinado momento. Prácticamente le comunica que los peores síntomas aparecerán cuando tenga aproximadamente diez años con el padecimiento, y que este será su “esperanza de vida”.

Por los estigmas y tabúes, familia y médicos le recomiendan a Valéria, ser discreta con respecto a su situación; así, que, solo a unos cuantos familiares le comunican el estado de Valéria. Ante sus amigos ella tiene que aguantar las ganas de contarles sobre su estado, sobretodo cuando ellos hacen comentarios negativos y retrógradas hacia las personas que tienen VIH/SIDA o sobre el mismo padecimiento. Ella pierde de cierta manera el interés sobre iniciar una carrera universitaria, ya que el fantasma de una muerte prematura acecha sus planes a futuro. Toma clases de teatro y un día decide ir a Estados Unidos a aprender inglés.

Han pasado algunos años desde el descubrimiento de la enfermedad y Valéria presenta un estado “normal” de salud. Se muda por un año a Estados Unidos, y al llegar se da cuenta de que se enfrenta a una sociedad totalmente diferente: no hay tantos estigmas.

Durante su estadía en dicho país, Valéria logra hacer buenas amistades y conocer diferentes modos de vida. Visita a un médico, el cual no vincula al SIDA con muerte, trata a Valéria con normalidad pero le recomienda que inicie un tratamiento para retardar los efectos de la enfermedad. Valéria se niega a iniciar un tratamiento, ya que no le encuentra sentido a tomarlos; a parte, frecuentemente sufre crisis existencialistas que le hacen ver la vida desde otra perspectiva. Vivir en otro país, ayuda a Valéria a recobrar la seguridad. Alejada de tabúes y estigmas empieza a enfrentar su realidad y a no dejarse acomplejar por las opiniones negativas. Valéria tiene que regresar a su país ya que su salud se empieza a ver afectada, y debido a su tipo de visa no puede acceder a un completo plan de salud en Estados Unidos; pero, lograr terminar su curso, el cual le deja abierta la oportunidad de ingresar a una universidad en dicho país.

Valéria llega a Brasil con miedo hacia los médicos-con mentalidades tan “cuadradas”- y los estigmas. Ya en su país natal, descubre que se le ha desarrollado tuberculosis en el riñón y esto la obliga a estar varios meses en el hospital. Durante estos meses, logra comprobar el lado humano de los médicos, que ya no la ven como una “cifra”, sino como una “persona”, y empieza a sentir estima por aquellos doctores que en el pasado había detestado. Para ese momento, Valéria lleva conviviendo siete años con la enfermedad y decide confesarle a sus amigos que la padece. Para su sorpresa ¡no es rechazada!, su calidad de vida mejora luego de varios meses, descubre que es afortunada ya que a diferencia de miles de personas, ella tiene acceso a medicamentos y sistemas de salud de calidad; gracias a esto, empieza a hacer planes para el futuro. Ella actualmente vive, terminó una carrera universitaria y ayuda a otras personas que comparten su padecimiento. Valéria Piassa Polizzi mediante sus obras publicadas ha logrado, de cierta manera, eliminar los tabúes que giran en torno a la enfermedad y a las personas con VIH/SIDA; también nos hace ver que TODOS podemos contagiarnos de dicho virus o padecer determinada enfermedad física o mental y no por eso seremos personas de “menor calidad”. Una linda obra, ¡se las recomiendo al 100 %!

Citas:

  • ¡No nos gusta que nos peguen, no nos gusta ser violadas y tampoco nos gustan esos estúpidos comentarios!
  • Algún día yo sería capaz de alegrar a otras personas así como ellos lo hacían conmigo.
  • Tengo la manía de inventar historias absurdas cuando no logro encontrar solución para las cosas.
  • Si yo fueses Dios, te aseguro que inventaría una manera: cada vez que alguien titubeara, podría visualizar todas las opciones antes de tomar una decisión. Tal vez ni necesitaría tanto, bastaría con permitir que algunas cosas regresaran en el tiempo cuando salieran equivocadas. Así, cuando pasara alguna cosa mala, de esas que nos estrujan el pecho, cerraríamos los ojos y lo desearíamos con muchas ganas. Al volver a abrirlos, habrían retrocedido algunos segundos en el tiempo y la cosa mala habría dejado de existir.
  • El mundo seguía igual, los autos pasando, la gente trabajando, el sol brillando y solamente yo ya no era la misma.
  • Entonces me pongo a pensar en cómo sería el mundo si todas las personas comenzaran a invertir en otras cinco minutos de su tiempo.
  • A menudo me pasa, el mundo se está cayendo sobre mi cabeza y yo contesto “nada”.
  • Que solo el miedo y un comportamiento moralista jamás habían salvado a nadie. Y que lo que las personas tenían que hacer era enfrentar todo sin tabúes ni prejuicios.
  • A veces hacemos cada cagada con nosotros mismo que es difícil de creer.
  • Todo lo que venga ahora será bienvenido. ¡Solo una cosa te pido , mi Dios, y es que solo conozca personas buenas!
  • Si nosotros somos quienes hacemos la cultura, ¡también podemos deshacerla y hacerla de nuevo en el momento que consideremos que se debe!
  • ¿Cuántas personas había dejado de conocer, cuántas cosas había dejado de aprender por culpa de los malditos prejuicios?
  • Es increíble cómo las palabras van perdiendo significado hasta transformarse en una simple forma de expresión.
  • ¿Qué será lo que lleva a una persona a recordar específicamente a alguien, en medio de tantas otras?
  • Entonces, solo tienes dos opciones: cuando enfermes, sentarte a esperar la muerte, o creer en algo y continuar la lucha.
  • Y solamente una cosa más: haz planes, piensa en grande, ten objetivos. Por otro lado, vive cada día como si fuese el único, haz todo lo que quieras hacer, sin dejar nada para después. Aprovecha al máximo tu vida y sé feliz ahora.
  • A veces pasan cosas en nuestra vida que nos hacen desconfiar de todo. Desconfiar de la propia vida, del amor y de los seres humanos. Pero es para eso que existen los ángeles, para hacernos creer nuevamente en todo y seguir viviendo.
  • La vida es más fácil cuando se tiene ayuda.

 

Sitio web ofrecido por WordPress.com.

Subir ↑