Beloved

Descarga el eBook acá:

  • Autor: Toni Morrison.
  • Género: novela.
  • Temas: drama.

La casa 124 de Bluestone Road, en Cincinnati, está ocupada por el espíritu colérico de Beloved. Ella perdió la vida a la corta edad de dos años a manos de su madre Sethe.

El 124 era el hogar de Baby Suggs, quien fuera suegra de Sethe. Antes del acto cometido por Sethe, Baby Suggs acogía a todos los esclavos liberados o que habían huido de sus amos. La tranquilidad reinaba en la casa previa a la llegada de Sethe y sus cuatro hijos. Hall el marido de Seth e hijo de Baby Suggs, había pagado a sus amos por la libertad de su madre. Dichos eran personas respetables que trataban con humanidad a sus esclavos, a pesar de que era la mitad del siglo XIX y la lucha abolicionista había surgido efecto en algunos estados de EUA; muchos amos explotaban y ejercían una serie de vejaciones sobre sus esclavos. Al morir el antiguo amo de Halle y su esposa estar gravemente enferma; Halle junto con su mujer y sus hijos pasaron a ser propiedad de otro hombre, el cual era déspota y veía a sus esclavos únicamente como mano de obra.

Cuando Sethe se encuentra embarazada de su última hija, se da cuenta de su realidad: sus hijos le serán quitados para que le sirvan a otras personas. La mayoría de esclavos trataban de no desarrollar vínculos emocionales con sus hijos; ya que estos tarde o temprano les serían arrebatados para ser vendidos o terminarían muertos a mano de sus amos. Sethe con su marido Halle y otros esclavos, planean huir para evitar ser separados y envía primero a sus tres hijos mayores —Howard, Buglar y Beloved—al hogar de Baby Suggs. Sethe es atrapada, abusada y golpeada por sus dueños; posteriormente logra escapar y da a luz a Denver, su última hija durante su trayecto.

Gracias a la ayuda de Stamp Paid,  Sethe llega al hogar de Baby Suggs. Su hija Denver apenas tiene unos días de nacida y ella se encuentra agotada y lastimada físicamente por el maltrato infligido por sus amos. Baby Suggs cura las heridas de Sethe y cuida su descanso. Pasados unos días los antiguos amos de Sethe dan con su paradero y planean recuperarla junto con sus hijos. Sethe al percatarse de la llegada de ellos, entra en crisis y planea matar a sus hijos y posteriormente suicidarse. Toma esta medida ya que no desea que sus hijos se conviertan en esclavos y sufran lo que ella ha pasado. Sethe solo logra asesinar a su hija Beloved; gracias a la intervención de Stamp Paid, los demás niños están a salvo. Sethe es salvada de morir en la horca ya que se determinó que su forma de actuar se debió al abuso que sufrió por parte de sus amos. Después de ese evento nadie vuelve a visitar la casa de Babby Suggs y todas las mujeres negras desprecian a Sethe por haber asesinado a su hija.

Con el pasar del tiempo Sethe bloquea mentalmente ese suceso. Su suegra pierde las ganas de vivir y no vuelve a salir de cama hasta que fallece a una edad avanzada. Debido al hostigamiento del fantasma de Beloved, Howard y Buglar abandonan a su madre y hermana. Denver crece siendo una joven introvertida y temerosa. Nunca sale de su casa y se refugia en la compañía del fantasma de su hermana muerta; ya que vive con el temor de que su madre decida asesinarla como antes hizo con Beloved. Cuando Denver tiene dieciocho años, aparece en la vida un antiguo amigo de sus padres llamado Paul D. Él inicia una relación con Sethe y su presencia espanta al fantasma de Beloved de la casa.

A los pocos días de la llegada de Paul D a la vida de Sethe y Denver, aparece una mujer que se hace llamar Beloved. Esta posee la edad que tendría la fallecida Beloved y señas características de dicha. Sethe y Denver se convencen de que la visitante es la hija y hermana fallecida.  Beloved seduce a Paul D y lo trastorna de tal manera que decide abandonar a Sethe, por la culpa que le genera la presencia de la chica nueva. Posteriormente, Paul D se entera —a través de Stamp Paid— del crimen que cometió Sethe. Esto le causa tal impacto que se aleja de Sethe.

Sethe vuelca todo su cariño hacia sus dos hijas. Con el pasar de los días la culpa invade a Sethe y centra su atención en Beloved; busca complacerla de distintas maneras, para paliar la culpa y obtener el perdón de dicha. Tanta es su obsesión por Beloved, que Sethe deja de comer por darle el doble de raciones a Beloved y olvida a totalidad la existencia de Denver. Sethe cree que con la aparición de Beloved, la vida le está brindando una oportunidad para recuperar a sus hijos perdidos y para obtener el perdón de la hija a la que le quitó la vida. Denver comienza a notar la degradación física y mental de su madre, ocasionada por la presencia de Beloved; por eso se anima a salir de su casa y buscar un empleo para ayudar a Sethe, ya que esta renunció al que tenía con tal de estar todo el día con Beloved.

El rumor del regreso de Beloved desde el más allá, se propagó por todo el pueblo. Por este motivo, un grupo de mujeres decide ir al 124 y realizar un exorcismo para ahuyentar a Beloved.  Cuando las mujeres llegan al 124, Sethe aparece acompañada de Beloved y al mismo tiempo aparece un hombre blanco que es el futuro empleador de Denver— el mismo que ayudó a Baby Suggs al darle la casa 124, después de su liberación—. La presencia de él trastorna a Sethe que decide atacarlo con un picahielo; las mujeres logran detener a Sethe y Beloved desaparece. Después de la desaparición de Beloved, Sethe pierde las ganas de vivir. Gracias a Denver y al regreso de Paul D, Sethe logra salir de su estado depresivo.

Toni Morrison se basó para crear esta novela en la historia de Margaret Garner; una esclava que se escapó de la esclavitud en el año de 1856 y que asesinó a uno de sus hijos para evitarle el sufrimiento que traía consigo la esclavitud. Beloved fue adaptada al cine en el año de 1998, protagonizada por Oprah Winfrey.

Citas:

  • Siempre que lo muerto vuelve a la vida, duele.
  • …el futuro era cuestión de mantener a raya el pasado.
  • Mayor no significa nada para una madre. Un hijo es un hijo. Crecen, se hacen mayores…¿pero qué significa eso de mayor? Para mi corazón no quiere decir nada.
  • …nada se cura sin dolor.
  • En el mundo no hay mala suerte sino blancos.
  • …llegar a un lugar donde pudieses amar lo que se te antojara—donde no necesitaras permiso para desear— era la libertad.
  • El amor es o no es. El amor poco denso no sirve para nada.
  • Cuanto más se esforzaba la gente de color por convencerlos de lo buenos que eran, de lo inteligentes y cariñosos, de lo humanos que eran, cuanto más se esforzaban los negros en persuadir a los blancos de algo que a sus ojos estaba a fuera de toda duda, más profunda e intrincada crecía la selva en su interior. Pero no era la selva que los negros habían llevado consigo a este lugar desde el otro. Era la selva que los blancos plantaban en ellos. Y crecía. Se extendía. En, a través y después de la vida, se extendía hasta invadir a los blancos que la habían plantado. Les tocaba uno a uno. Los cambiaba y alteraba. Los volvía sanguinarios, tontos, peores aún de lo que querían ser, tan asustados estaban de la selva que habían plantado.
  • Es raro cómo se pierden de vista algunas cosas y se recuerdan otras.
  • La vida humana es sagrada, cualquier vida humana.
  • En ese momento decidió que para comer, caminar y dormir en cualquier sitio estaba hecha la vida.
  • Es bueno, sabes, tener una mujer que sea amiga de tu mente.
  • …tú y yo tenemos más ayer que nadie. Necesitamos alguna suerte de mañana.


Desde la publicación de la Ortografía de la lengua española 2010, el adverbio solo y los pronombres demostrativos ya no se acentúan.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s