¿Por qué la lechuza no ve de día y el mono no habla?

En la época a que esta leyenda se refiere, la lechuza podía ver durante el Día y la Noche, y el mono hablaba con gran soltura, acompañando el gesto a la palabra. Ambos disfrutaban  de una honda y sentida amistad. La lechuza gozaba entonces fama de inteligente y leal, por cuyas virtudes tan señaladas el Día le dispensó atenciones, y llegó a ser con el tiempo, su confidente.

En cierta ocasión, el Día pidió a la lechuza que le ayudara a despojar a la Luna sus atributos, obligándola a ser su servidora . Conviene que se sepa que el Día contaba con la amistad de todos los astros, no así de la Luna, que no era un poco solitaria , sino arrogante y orgullosa.

El Día ordenó a la lechuza que le enviara un mensaje a la Luna invitándola a una suntuosa fiesta. Para conseguir su propósito usaría una tinta de poderes secretos y misteriosos, que le cegaría al leer el mensaje. Para hacer la invitación la lechuza tuvo que valerse de un velo que la protegiera del maleficio.

No bien terminó el mensaje se dirigió la lechuza al encuentro de la Luna. En el largo camino halló a su querido amigo el mono, quien enteró, en todos sus detalles, de los propósitos del Día, sin advertir la presencia de la oscura tiñosa, que permanecía oculta  en el corazón de un árbol cercano. Sin perder la ocasión, la tiñosa levantó el vuelo y le contó a la Luna cuanto había hablado el mono y la lechuza.

Enterada la Luna, tomó las precauciones debidas para conjurar el maleficio…Y lanzó todo su poderío al espacio, produciéndose en un estado total de oscuridad, que dio origen al primer eclipse. El Día que estaba atento a todos los movimientos de la arrogante Luna, se percató de la imprudencia y ligereza de sus aliados y servidores, y les ordenó comparecer ante él.

Después de reprocharles su conducta, obligó a la lechuza, que se valía de todos los medios para no recibir el castigo, al leer el mensaje de la Luna, quedando sin vista, víctima del maleficio.El mono, al ver el lamentable estado de su amiga la lechuza, comenzó a dar gritos de espanto. Aprovechó el Día la ocasión de que el mono permanecía con la boca abierta, y le hizo beber cierto brebaje que lo enmudeció para siempre.

Así quedó la lechuza imposibilitada de ver la luz del Día, y el mono perdió el habla por imprudente y conversador.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s