Después de aquel viaje:

Pero, quién sabe si algún día, todos nosotros aprenderemos que cada vez que conozcamos a alguien, sea ella o él, blanco, negro, amarillo, rojo, gordo, flaco, feo, bonito, judío, musulmán, homosexual, alto, pelado, tartamudo, adoptado, enano, con SIDA, sin SIDA, rico, pobre, chascón, gangoso, ciego, curcuncho, discapacitado, turnio, inteligente, ojos rasgados, ojos azules, palestino, árabe, comunista, capitalista, superdotado, hemofílico, loco, miserable, graduado, travesti, místico, desterrado, mexicano, americano, empleado, patrón, prostituta, enfermera, médico, padre, joven, viejo, ateo, tatuado, con tuberculosis, con lepra, con manos de tijeras, sin brazos, sordo, parapléjico, mudo, ignorante…, nos acordemos de que, antes que todo eso, es una persona.

Anuncios

2 Comments

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s