El lector

Bernhard Schlink, Llevados al cine, Novela, Reseñas

No importa lo que hice o no hice, ni lo que ella me hizo a mí: es mi vida, eso es todo.

Descarga el eBook acá

  • Autor: Bernhard Schlink
  • Género: novela
  • Temas: drama, romántico

ellector2La trama se sitúa en la Alemania post Segunda Guerra Mundial; el protagonista es Michael Berg, tiene quince años, es un joven estudiante de bachillerato proveniente de una familia burguesa. Michael pasó enfermo de hepatitis durante muchos meses; el día que se reincorpora al colegio, durante su trayecto, se siente un poco mal y vomita; una mujer lo auxilia y le ayuda limpiarse. Esta mujer es Hanna Schmitz; trabaja como revisora del tranvía y es 21 años mayor que Berg.

Días después, Michael le lleva unas flores como agradecimiento por sus atenciones y en esa visita ve a Hanna desnudándose y queda impactado ante tal escena: no logra sacar a esa mujer de su cabeza. Ocho días después, está nuevamente en la casa de Hanna y ocurre el primer encuentro sexual entre ellos. Hanna es una mujer dominante durante el sexo, ella controla la situación y Michael queda prendido a totalidad de ella, de su cuerpo, su aroma y de la forma en que Hanna lo conduce durante el acto sexual. Esa mujer logra despertar una especie de amor en el joven Michael.

Crean una rutina donde Michael la visita luego de la escuela; un día, Michael, le dice que por estar con ella es capaz de faltar a la escuela, esta declaración enfurece a Hanna. Ella le lanza un discurso acerca de lo importante que es la educación y lo chantajea: le exige que sea un excelente estudiante a cambio de mantener sus encuentros. Este motivo hace que Michael se convierta en un excelente estudiante y logra sacar el curso a tiempo (ya que, por pasar meses enfermo, daba por perdido su año escolar).original

El ritual amoroso entre Michael y Hanna, tenía como peculiaridad que él le leía a diversos autores (Schiller, Goethe, Tolstói, Homero, etc.) antes de tener relaciones. El idilio entre ellos duró unos meses. En estos meses Michael sentía que cometía una especie de “traición”, ya que negaba la existencia de Hanna a sus familiares y amigos; una vez trató de contarle sobre la existencia de Hanna a una de sus compañeras llamada Sophie, pero no logró hacerlo. Después de unos meses de romance y un viaje junto con Hanna, ella desaparece sin dejar pistas sobre su paradero. La partida de Hanna cambia el carácter de Michael, se vuelve altanero y prepotente, pierde cierta sensibilidad hacia las cosas y personas.

Michael se gradúa de bachillerato, e ingresa a la universidad a estudiar derecho. Han pasado siete años desde la partida de Hanna, él ha conocido a otras mujeres pero ninguna ha logrado inspirarle los sentimientos que Hanna logró despertar en él. Como parte de su formación académica, Michael participa en un seminario que, consiste, en asistir a juicios en contra de criminales de guerra. En uno de esos juicios vuelve a ver a Hanna luego de 7 años; aún se conserva bella y joven. Hanna es juzgada –junto con otras mujeres- ya que ejerció como vigilante del sector femenino en los campos de concentración, cuando ella tenía aproximadamente 22 años. El juicio se centraba en el hecho, de que, Hanna junto con otras guardianas, dejaron que decenas de prisioneras fallecieran quemadas dentro de una iglesia luego de un bombardeo. Dos mujeres fueron sobrevivientes de la tragedia y son las que declaran en contra de Hanna y las demás mujeres. Michael queda impactado y es víctima de una serie de sentimientos encontrados: el amor que sintió por ella se ve ensuciado por el obrar de Hanna.

Durante la serie de juicios se da a conocer que Hanna elegía a las prisioneras más débiles para que le leyeran, antes de mandarlas a su destino final en Auschwitz. Gracias a este detalle y a otros, Michael descubre que Hanna es analfabeta; que si bien, cometió crímenes, ella se inculpa en mayor parte por orgullo, ya que no quiere que descubran su secreto. Hanna acepta la mayoría de cargos que se le imputan – aunque es inocente en algunos hechos- con tal de no ser descubierta. Michael al deducir esto, no sabe qué hacer, ya que si él habla con el juez le darían una pena menor a la que le espera a Hanna, pero por otra parte pisotearía la dignidad de ella al hacerla quedar en ridículo. Michael habla con su padre, y este le explica que hay cuestiones que van más allá de la felicidad, como el orgullo y la dignidad. Michael comprende, que la decisión de tener una pena justa, únicamente depende de Hanna y no se atreve a revelar el secreto de dicha. Hanna es condenada a cadena perpetua.

Michael se casa y tiene una hija, pero su matrimonio sólo dura cinco años. Él, ha ido comparando a todas las mujeres que han formado parte de su vida con Hanna, ya no la recuerda con amor, pero sí con cierta añoranza y melancolía. Gracias a determinados eventos, decide crear grabaciones para Hanna. En dichas grabaciones narra diversos libros, sólo se limita al proceso de contar las historias sin involucrar emociones. Durante años realiza esto, como una forma de caridad para hacer más amena la estadía de ella en prisión. Un día recibe una carta de la directora de la prisión, donde le comunican que Hanna recibió un indulto luego de dieciocho años, y que debido a que desconocen la existencia de familiares de la reclusa y él es el único vínculo de ella con el exterior, le piden que se encargue de buscarle un hogar y un trabajo, ya que luego de tantos años alejada de la realidad, su adaptación podría ser traumática. Michael, en recuerdo a ese amor que sintió por ella accede a tal petición. Gracias a esas grabaciones, Hanna aprendió a leer y escribir durante su estancia en la prisión y mantuvo comunicación con Michael. En la semana de la liberación de Hanna, Michael la visita y descubre los estragos del tiempo en su antiguo amor, sólo en la voz de Hanna el tiempo no ha pasado. Aún conserva la juventud en la voz. Hanna se suicida un día antes de ser liberada. Ella tomó su tiempo en prisión como una especie de retiro espiritual, y la idea de volver al mundo real le resultó insoportable. Hanna dejó como herencia todo el dinero que ahorró en prisión, a una de las sobrevivientes( eran madre e hija, pero a esas alturas sólo la hija vive), como especie de retribución por los daños causados. Michael se queda con el recuerdo de su adolescencia, libre de sentimientos y emociones.

Citas:

  • Es difícil adivinar una edad a la que aún no se ha llegado ni se está a punto de llegar.
  • …una seducción que no emanaba de los pechos, las piernas y las nalgas, sino que era una invitación a olvidar el mundo dentro del cuerpo.
  • A lo largo de mi vida, he hecho muchas veces cosas que era incapaz de decidirme a hacer y he dejado de hacer otras que había decidido firmemente.
  • Tenía miedo: del contacto, de los besos, de no gustarle, de no ser bastante para ella.
  • ¿Por qué lo que fue hermoso, cuando miramos atrás, se nos vuelve quebradizo al saber que ocultaba verdades amargas?
  • A veces un final doloroso hace que el recuerdo traicione la felicidad pasada. A lo mejor es que la única felicidad verdadera es la que dura para siempre.
  • …ella, desde luego, no vivía de ninguna promesa, sino de la situación del momento, única y exclusivamente.
  • Pero el final de una pesadilla no siempre significa un alivio. Puede ser que al despertar se dé uno cuenta de lo terrible que era lo que estaba soñando, quizá incluso de la terrible verdad que le ha revelado el sueño.
  • No teníamos un mundo en común; ella se limitaba a concederme en su vida el espacio que le convenía. Y yo tenía que conformarme.
  • Nunca más me dejaría humillar ni humillaría nadie; nunca más haría sentirse culpable a nadie ni cargaría yo con las culpas; nunca más amaría tanto a una persona como para que me hiciera daño perderla: todas esas cosas no las pensaba claramente por entonces, pero las sentía con toda certeza.
  • Quería tenerla lejos, inalcanzable, para que siguiera siendo sólo el recuerdo en que se había convertido durante los últimos años.
  • Hay cosas en las que uno no debe mezclarse, y que uno debe negarse a hacer a menos que le cueste la vida.
  • Al fin y al cabo, yo sabía por propia experiencia que la vergüenza puede forzarlo a uno a mostrarse esquivo, a ponerse a la defensiva, a ocultar y desfigurar las cosas, incluso a herir a los demás.
  • Luchaba siempre, y había luchado siempre, no para mostrar a los demás de lo que era capaz, sino para ocultarles de qué no era capaz.
  • Una vida cuyos avances eran enérgicas retiradas y cuyas victorias eran derrotas encubiertas.
  • …pero el amor a los padres es el único del que no somos responsables.
  • Pensé que cuando se ha dejado pasar el momento justo, cuando alguien se ha negado demasiado a algo, o se lo han negado, ese algo por fuerza llega demasiado tarde, por más que uno lo acometa con todas sus fuerzas y lo reciba con gozo. ¿O quizá no existe “demasiado tarde”, sólo “tarde”, y “tarde” es mejor que “nunca”? No lo sé.
  • Pero la lectura era mi manera de dirigirme a ella, de hablar con ella.
  • Siempre he tenido la sensación de que nadie me entendía, de que nadie sabía quién era yo y qué me había llevado a la situación en que estaba. Y, ¿sabes una cosa?, cuando nadie te entiende, tampoco te puede pedir cuentas nadie. Pero los muertos sí. Ellos sí que te entienden. No hace falta que estuvieran allí, pero si estuvieron te entienden aún mejor.
  • ¿Puede ser que, cuando se pasa por una fase tan larga de aislamiento, la idea de volver al mundo resulte insoportable?
  • No importa lo que hice o no hice, ni lo que ella me hizo a mí: es mi vida, eso es todo.
  • Los estratos de nuestra vida reposan tan juntos los unos sobre los otros que en lo actual siempre advertimos la presencia de lo antiguo, y no como algo desechado y acabado, sino presente y vivido. Lo comprendo. Pero a veces me parece casi insoportable.

 

Anuncios

2 comentarios en “El lector

  1. Me llamo la atencion, la forma como el sitio te invita a leer por medio de los comentarios porque se nota que lee y escribe alguien apasionad@ por sus lecturas, Tambien todas las entradas de lecturas generan cuestionantes y preguntas que responder antes de empezar a leer a parte que dan ganas de entretenerse y educarse leyendo.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s