Pan

Mitología universal

Son varias las versiones legendarias acerca del nacimiento de esta divinidad antiquísima a la que se consagraban los bosques y los pastos. Para algunos era hijo de Zeus y de la ninfa Penélope. Hubo quién le hacía proceder de Dríope, y esta era la descendencia que le atribuía Homero. Se contaba que el aspecto de Pan al nacer asustó a su madre que esta huyó. Era ciertamente extraño: mitad hombre y mitad animal, con pies y cuerpo de cabra, una abundante cabellera que se confundía con la floreciente barba del rostro, la nariz chata, el cuerpo velloso y cola. En cambio, Hermes no se impresionó en absoluto, y tomando al niño lo envolvió en pieles de liebre y lo llevó al Olimpo para presentarlo a todos los demás dioses. Estos le dieron el nombre de Pan, que en griego significa “todo”, porque precisamente a la vista del extraño niño todos los dioses se habían alegrado.

Pan se crió en Arcadia, el país de las montañas altas, cubiertas de espesos bosques y de las más inaccesibles del Peloponeso, donde se extendían grandes prados. Llevaba una vida de pastor y cazador, tenía un temperamento vivaz y petulante, y se dedicaba de buena gana a perseguir a las Ninfas, acechándolas, escondido detrás de alguna roca o matorral. Le gustaba también el buen canto, y por la noche, cuando se retiraba a sus cavernas, entonaba junto con las ninfas Oréades himnos maravillosos, cuya armonía se difundía por los valles y riscos, para asombro y estupor de los hombres. Se consideraba a Pan el inventor del caramillo, y a este propósito se narraba una graciosa leyenda. Se decía que él se había enamorado de la ninfa Siringe, pero que esta no prestaba atención al dios, prefiriendo ir en libertad por los bosques dedicándose a la caza. Pero un día Pan comenzó a perseguirla, y ya estaba  punto de cogerla cuando la ninfa le pidió ayuda a la Tierra, que la transformó inmediatamente en caña, por lo que Pan se encontró entre sus manos con esta planta. La caña emitía un lamento armonioso; entonces el dios pensó en recoger algunas cañas y, ordenándolas, formó un instrumento músical.

A pan se le atribuyen muchos otros amores. Se decía que se había disputado con el impetuoso Bóreas a la ninfa Pitis. La Tierra transformó a esta en pino cuando iba a ser alcanzada por Bóreas; desde entonces, cuando se agitaba hacía vibrar y gemir, mientras que a su sombra descansaba Pan.  Se daba como seguro también el amor de Ártemis por el dios de los bosques; se decía que la diosa, para ir a su encuentro, abandonaba incluso al bellísimo Endimión, que dormía un sueño eterno.

Se le atribuían, además de los sonidos armoniosos de la naturaleza, los silencios profundos, capaces de provocar una sensación de inquietud y de vago temor. La tranquilidad de las bochornosas tardes estivales se hacía coincidir con el deseo de reposo y de soledad del rey de la naturaleza, que no le gustaba en aquellas horas ser molestado por ningún ruido. La expresión temor pánico expresaba el temor que invadía al visitante al pasar por lugares solitarios, cuando resonaba de improviso la terrible voz de Pan.

Muy pronto el dios fue relacionado con Apolo por su amor a la buena música y por sus cualidades adivinatorias, que se decía que poseía como dios de los bosques. Se afirmaba que ambos dioses se enfrentaron en un concurso musical donde Pan aprendió  de Apolo el arte adivinatorio.

Pan fue admitido entre los dioses públicos, siendo otorgada una gruta septentrional en la Acrópolis, y se instituyó en su honor una fiesta anual, las denominadas Liceas, con cortejo de antorchas. El culto de Pan a menudo tiene conexión con el de las Ninfas se le ofrecía un sacrificio de leche de cabra y miel. En Roma se le identificó con el dios Fauno.

A veces se le representaba como una alegoría de la naturaleza universal: sus cuernos eran los rayos del sol; su colorido luminoso el esplendor del cielo; la piel de cabra estrellada que acostumbraba a cubrirle el estómago, el firmamento con sus estrellas; sus piernas y sus pies, cubiertos de pelo, simbolizaban la tierra, los árboles, las plantas y la vida de la naturaleza.

Anuncios

2 comentarios en “Pan

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s