Mayo es el Mes de la Concientización sobre la Salud Mental

Algo personal, Desde el manicomio

Hoy me siento desprendida de mi papel de ser humano. El dolor, la angustia, la muerte, todo me ha fatigado tanto que ya no les pertenezco. Tal vez, cuando el sufrimiento llega a una elevación inverosímil, no se siente ya.

Diarios- Alejandra Pizarnik-

Algunos de los que padecemos alguna enfermedad o vivimos cierta situación o experiencia (pobreza, violencia, marginación, etc.) deseamos dar a conocer cómo es haber enfrentado – o enfrentar- tales situaciones; ya sea por hacer conciencia, desahogo o por el mero placer de hacerlo. Yo soy bipolar diagnosticada (lo heredé de mi padre) y en los últimos años se me desarrolló un Trastorno de Ansiedad Generalizada; en mi caso, sí me gusta hacer conciencia, ya que considero que las enfermedades y trastornos mentales, viven inmersas en un mar de estigmas y tabúes (y las personas que los padecemos también).

 

Un padecimiento mental NO es nada “GLAMUROSO”, NO es nada “COOL”, NO te hace “único y especial”, NO es algo que se va de la noche a la mañana. Un padecimiento mental, en cambio, es desgastante (tanto como uno físico), es estigmatizado y se ve afectado por la desinformación.

 

La mayoría de los que padecemos una enfermedad/trastorno mental no somos:

  • Suicidas en potencia (muchos luchamos por nuestras vidas, en mi opinión personal, tememos perder la vida a causa de dicho padecimiento).
  • Psicópatas ni misántropos (no vamos por la vida tratando de atentar contra la vida de otras personas o seres).
  • Violentos.

Los medios de comunicación, han creado imágenes distorsionadas de los pacientes; sobre todo de las personas que padecen de bipolaridad o esquizofrenia. A los bipolares nos muestran como seres violentos, que vamos por la vida perdiendo el control de nuestros actos y afectando a otros. A las personas que padecen esquizofrenia inmediatamente las vinculan con el adjetivo peyorativo “loco”. Por desgracia, la desinformación y la falta de interés acerca de estos temas, generan poca empatía hacia estos padecimientos, se terminan viendo como enfermedades de “segunda categoría”, a comparación de las que sí te causan mutilación o degradación física. Yo creo que los trastornos son una especie de “cáncer del alma”; ya que nos desgastan, mutilan nuestras emociones y en muchos casos acaban con la vida de miles de personas.

 

De todos depende hacer conciencia, ya que muchas personas por temor a ser juzgados o por la desinformación no buscan ayuda profesional (la psiquiatría es una rama estigmatizada de la medicina). Es más fácil admitir que has contraído una ETS, a admitir que vas a un psiquiatra; en mi caso yo busque ayuda cuando toqué fondo la primera vez. Tenía 20 años, llevaba 3 viviendo con depresión crónica y ansiedad; para mi mami fue más difícil asimilar algo que yo ya había asimilado. Las enfermedades y trastornos mentales no matan en sí, lo que verdaderamente mata es la ignorancia y los estigmas. No somos personas que buscan deliberadamente llamar la atención, somos personas que enfrentamos la vida de otra manera. Que luchamos a diario para adaptarnos a las situaciones más comunes y corrientes (a veces no tenés ni energías para levantarte, otras, perdés el apetito o tu libido se ve afectada), luchamos por vivir y buscar la “normalidad”, luchamos por trabajar ya que desgraciadamente los que utilizamos fármacos y no tenemos seguro médico tenemos que enfrentarnos a lo difícil que es la adquisición de dichos (ya que son carísimos, en mi país una caja de Quetiapina cuesta casi 300 dólares, y es un medicamento que no se puede suspender).

 

Las enfermedades y trastornos mentales ¡no son caprichos!, son el resultado-en algunos casos- de desequilibrios neuroquímicos en nuestro cerebro , en otros la genética desempeña un papel importante y en otros las situaciones de abusos. Como un diabético necesita insulina para vivir, nosotros tenemos ciertos desequilibrios en determinados neurotransmisores que nos impiden tener cierta calidad de vida y por ende necesitamos determinados fármacos.

 

Para terminar: ¡no son motivos de vergüenza!

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s