Tengo material suficiente, para escribir una novela de amor

Los abriles siempre me ponen susceptible; un 17 de abril del año 2006 conocí a la persona que hasta el momento considero como “el amor de mi vida”. En ese momento, aún era adolescente y aún sentía que no era apta para otorgar tal título a ese sentimiento (un título así no se le puede dar a cualquiera, como ustedes comprenderán). Tardé unos tres años en admitir que esa persona significaba “algo importante en mi vida”; claro, en ese momento era más inmadura de lo que soy actualmente y por ende, más fatalista.

17884205_10211360703446482_7819150058738466625_nHan pasado exactamente 11 años, once años llenos de nacimientos, defunciones, altibajos emocionales (y en mi peso ) y pérdida de cabello (en él). Cada quien siguió su camino (yo aún trato de encontrar el mío), y lo único que sé, es que a estar alturas me puedo dar el lujo de decir: “fulano ha sido mi más grande amor (cerca de los 30´s, ya podés empezar a darte esos lujos, sin que alguien te diga que estás muy joven para saber qué es el amor)”.  Para esta situación, siempre he creído que esta frase de “Big Fish” aplica a la perfección:

Dicen que cuando conoces al amor de tu vida, el tiempo se para…Y es verdad. Lo que no dicen es que cuando vuelve a ponerse en marcha, se mueve aún más rápidamente, para recuperar el tiempo perdido.

¡Mi tiempo se paralizó ese día!, recuerdo todo a perfección y a pesar de breves momentos de odio y rencor, a lo largo de estos años, estoy consciente que para bien o para mal, dicha persona ha marcado mi vida. A este tipo de “amores” uno nunca les puede desear el mal, por el contrario: ¡le deseo una larga vida!

El amor no dura tres o cuatro años, como dicen los científicos (o Frédéric Beigbeder), el amor dura mientras no aparezca otro “amor”.  Por mi parte, le pido a Dios, la vida o destino, que me brinde muy pronto, la oportunidad de conocer a otra persona que me haga sentir ese incremento de adrenalina; que me brinde la oportunidad de amar a plenitud (de una forma más “madura”) sin tanto drama y dependencia.

¡Vale la pena recordar! Y después de 11 años, soy libre de admitir que: ¡sé lo que es amar!

Anuncios

1 Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s