Ares/Marte:

 

Marte (Diego Velázquez)

Ares era representado como un hombre joven y fuerte, montado en un gran carro con fogosos corceles , y una lanza y escudo en sus manos, además de un gallo a sus pies. Entre sus compañeros habituales estaban su hermana Enyo y la diosa de la Discordia, Eris.

Hijo de Zeus y Hera. Considerado el dios de la guerra en su aspecto más belicoso, gozaba con la vista de la sangre y de las cruentas matanzas. Tenía una figura gigantesca y una potente voz. Llevaba una coraza y yelmo con cimera rojiza: iba armado con una lanza o espada y, a veces, se le veía guiar una carro, cuyas ruedas estaban armadas con hoces cortantes. Le acompañaban dos demonios de rostros lívidos, que le servían de escuderos: Deimo y Fobo (es decir, la personificación del espanto y del temor), que llevaban látigos hechos de serpientes. También iba con él su hermana Eris, la Discordia, y Enyo, diosa de las matanzas que bebía la sangre de los caídos y despedazaba sus miembros.

Con respecto a los amores de Ares con Afrodita existen dos versiones. Homero cuenta que, cuando Ares consiguió enamorar a la bella diosa, fue sorprendido por el marido de esta, Hefesto, a quien Helios, había revelado las relaciones ilícitas. Hefesto capturó en una red de mallas invisibles a la pareja de amantes, exponiéndolos así a la irrisión de todos los dioses. Otros, en cambio, refieren que Ares fue el marido legítimo de Afrodita y que de ellos nació Harmonía.

A Ares le estaba consagrado el mes de marzo, en el cual se celebraban sus fiestas; a su culto estaban dedicados los sacerdotes Salios y el flamen de Marte. Su importancia se fue haciendo mayor hasta llegar a ser el dios más poderoso luego de Zeus. Su calificativo más usado era el Gradivus (“el que se lanza al combate”). Invocado antes de comenzar la batalla, se le consagraba parte del botín, y en caso de derrota, esta se atribuía a su influencia adversa; se trataba entonces de aplacar su supuesta cólera con grandes sacrificios. Como compañeras suyas se citaban algunas divinidades:Metus y Pavor (personificaciòn del miedo y del espanto), que recuerdan a Deimus y Fobo, Honos y Virtud (personificación del honor y la victoria) y Pax (la paz); lo acompañaba también su hermana Belona, diosa de la guerra, equivalente a la diosa griega Enyo.

Animales a él consagrados eran el lobo, el caballo y el pájaro carpintero.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s